¿Qué significa vino a mi palabra de Jehová?

La gente a menudo usa la frase «vino a mi palabra de Jehová» para hablar de una experiencia religiosa en la que sienten que Dios les ha hablado de manera personal. Esto puede significar que han tenido una visión, que han oído una voz o que simplemente han tenido una sensación de que Dios les estaba hablando.

Para muchas personas, estas experiencias son muy poderosas y les ayudan a sentirse más cerca de Dios. También pueden darles una nueva perspectiva sobre su fe y les ayudan a tomar decisiones importantes en sus vidas.

Sin embargo, no todo el mundo cree que estas experiencias sean reales. Algunas personas creen que la gente solo dice que «vino a mi palabra de Jehová» cuando en realidad están hablando de sus propias opiniones o interpretaciones. Estas personas pueden creer que la única manera en que podemos saber lo que Dios quiere que hagamos es leyendo la Biblia.

Otras personas creen que la frase «vino a mi palabra de Jehová» se usa solo para hacer que la gente haga lo que queremos. Por ejemplo, alguien podría decirle a otra persona: «Dios me dijo que te dijera que debes dejar de fumar». La persona que escucha esto puede sentirse obligada a hacer lo que se le dice, incluso si no está segura de que realmente sea lo que Dios quiere.

Te interesa:¿Qué es el vino nuevo en la Biblia?

«Vino a mi palabra de Jehová» es una frase que se usa para describir a alguien que está siendo guiado por Dios. Puede significar que esta persona está siendo enseñada por Dios a través de la Biblia, o que Dios le ha hablado directamente. En cualquier caso, se trata de una forma de decir que esta persona está siendo dirigida por Dios.

La frase se originó en el Antiguo Testamento, en un versículo del libro de Jeremías. En este versículo, Dios le dice al profeta Jeremías que vaya y hable en Su nombre, y que diga a la gente lo que Dios le está diciendo. Jeremías responde diciendo: «¡Vine a tu palabra, Jehová, y obedecí! ¡Por eso no me hagas avergonzar!» (Jeremías 26:8, NVI).

En otras palabras, Jeremías estaba diciendo que él había obedecido a Dios al hablar en Su nombre, y que no quería que Dios lo hiciera avergonzarse por ello. Esto muestra que «venir a la palabra de Jehová» significa estar dispuesto a hacer lo que Dios dice, incluso si eso significa que te avergüences.

Hoy en día, la gente todavía usa esta frase para describir a aquellos que están siendo guiados por Dios. Si alguien dice que «vino a mi palabra de Jehová», significa que está dispuesto a seguir lo que Dios le dice, y que confía en que Dios lo guiará.

Te interesa:¿Cómo se hacía el vino en el tiempo de Jesús?

El vino a mi palabra de Jehová puede significar diferentes cosas para diferentes personas. En general, se trata de una experiencia religiosa en la que se siente la presencia de Dios de una manera especial. A veces, esto se traduce en una sensación de paz y tranquilidad, o en una mayor comprensión de la voluntad de Dios. Otras veces, el vino puede ser una experiencia más física, en la que se siente la presencia de Dios de una manera más tangible. En cualquier caso, el vino a mi palabra de Jehová es una experiencia personal que puede ayudar a las personas a sentirse más cercanas a Dios.

La expresión «vino a mi palabra de Jehová» se utiliza muchas veces en la Biblia, pero ¿qué significa realmente? En general, cuando alguien «viene» a algo, significa que está de acuerdo o está dispuesto a obedecer. Así, cuando se dice que alguien «viene a la palabra de Jehová», significa que está de acuerdo con lo que Jehová ha dicho y está dispuesto a obedecer sus mandamientos.

En muchas ocasiones, la Biblia dice que alguien «viene a la palabra de Jehová» después de haber recibido instrucción o corrección de parte de Jehová. Por ejemplo, el rey Salomón «vino a la palabra de Jehová» después de que Jehová le habló al rey y le advirtió que dejaría de obedecer sus mandamientos (1 Reyes 11: 9, 11, 31-32). De manera similar, el profeta Jonás «vino a la palabra de Jehová» después de que Jehová lo corrigió por no hacer lo que le había mandado (Jonás 3: 1-10).

En otras ocasiones, la Biblia dice que alguien «viene a la palabra de Jehová» después de haber oído la predicación de un profeta u otro mensajero de Jehová. Por ejemplo, después de que el profeta Natán predicó al rey David acerca de sus pecados, David «vino a la palabra de Jehová» y reconoció su error (2 Samuel 12: 13). De manera similar, después de que el rey Ezequías oyó la predicación del profeta Isaías, «vino a la palabra de Jehová» y oró para que Jehová cambiara su decisión de destruir a Jerusalén (Isaías 38: 1-5).

Te interesa:¿Cuando Dios creó el vino?

En cada uno de estos casos, la persona que «viene a la palabra de Jehová» está de acuerdo con lo que Jehová ha dicho y está dispuesta a obedecer sus mandamientos. Esto es lo que significa realmente la expresión «vino a mi palabra de Jehová».

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad